Rafael Tamayo, nuevo Gerente de BibloRed

0
187

El antioqueño asumió el liderato de la Red de Bibliotecas Públicas de Bogotá desde el pasado 1ro de febrero.

Rafael Tamayo es abogado con especialización en Derecho de los Negocios y maestría en Derecho Internacional Público. Durante una década fue profesor, investigador y estuvo a cargo de proyectos académicos nacionales e internacionales en la Facultad de Derecho de la Universidad EAFIT (Medellín).

De igual forma, es académico en Humanidades con Licenciatura en Teología y un Ph.D. en Historia con énfasis en cultura. En su experiencia se resalta el trabajo como docente universitario, Director Adjunto de la Fundación San Antonio, enfocada en la educación para niños y jóvenes vulnerables, y Director del Museo de la Memoria de Colombia. Ahora, llega como Gerente Operativo de la Red de Bibliotecas Públicas de Bogotá – BibloRed, tras la gestión de Tatiana Duplat.

Esta experiencia que inicia realmente es muy emocionante. Se trata de seguir un camino en el mundo de la cultura y al mismo tiempo tratar de generar impacto en un sector que considero muy poderoso para hacer transformación social, pues está asociado con educación, con aprendizaje, con amor al conocimiento”, aseguró Tamayo, quien está al frente de la Red desde el pasado 1ro de febrero.
El nuevo gerente de BibloRed compartió algunos detalles de su historia con las bibliotecas y lo que será su gestión:

¿Cómo han hecho parte de su vida las bibliotecas?
Las bibliotecas han sido mis compañeras toda la vida. Desde el colegio con las bibliotecas escolares. En ese momento no existían ludotecas, pero ya empezaba a existir una programación incipiente de lectura en voz alta por parte de promotores y demás; recuerdo que participaba con mucha emoción del mundo de los libros.

Luego, ya más adelante en mi vida académica, las bibliotecas eran un lugar seguro y también un lugar comunitario. Un lugar donde me podía encontrar con personas que tenían intereses cercanos a los que yo reconocía como importantes, y un lugar de descubrimiento porque, a diferencia de otros países, en Colombia tenemos la gran ventaja de acceder directo a las colecciones y eso se convierte en una exploración que puede ser muy interesante.

Ya luego las bibliotecas se convirtieron en un lugar de trabajo, en un lugar donde pasaba muchísimo tiempo. En un lugar donde el silencio, que es un lujo en nuestra época, se podía encontrar. Siempre me gustó muchísimo visitar bibliotecas y cuando he estudiado por fuera del país han sido lugares donde he podido encontrar muchos servicios, además de libros que han sido muy útiles en esa etapa como migrante, como visitante.

Y ahora detrás de bambalinas, ¿cómo las ve?
Siempre había imaginado que tenían muchísimo trabajo que había todo un equipo de profesionales generando registro, colecciones, procesos de registros bibliotecarios, comunicación, etc. Pero la verdad me ha sorprendido porque es mucho más grande de lo que uno se imagina. Es más demandante, requiere un esfuerzo humano y financiero importante para poder tener y prestar unos servicios bibliotecarios de calidad y que de verdad tenga un impacto social.

¿Cuál considera que es el mayor reto de las bibliotecas en este tiempo?
El mayor reto tiene que ver con el tiempo que la gente puede dedicar para acercarse al mundo que una biblioteca le puede ofrecer. Esta es una época sin tiempo, donde todo pasa muy rápido, todos estamos muy ocupados y las bibliotecas son espacios donde te invitan a vivir despacio. Allí te invitan a leer, a escuchar una charla, a debatir con alguien más o a escribir y para eso se necesita tiempo e interés cultural. El gran reto es enamorar a muchísima más gente del conocimiento, del aprendizaje y de la paz que le pueden ofrecer las bibliotecas.

¿Cuáles son las expectativas frente al trabajo que viene en BibloRed?
Mi expectativa apunta a dos asuntos diferentes. Por un lado, está un asunto interno que es organizacional, institucional, que está ligado a que la Red se consolide, se visibilice, crezca, siga siendo un referente tanto nacional como regional. Eso implicará ajustar procesos y crear otros.

Además, hay una expectativa externa que es un poco más de impacto social y tiene que ver con acercar mucho más la Red a las comunidades y al territorio. En nuestra época, los centros comerciales se convirtieron en los lugares de encuentro, los lugares donde todo sucede. Yo creo que eso refleja una estructura social y de pensamiento que a lo mejor las bibliotecas están llamadas a enfrentar y a retar. Me gustaría que la gente entendiera las bibliotecas como lugares comunitarios.

¿Cuál cree que será su mayor aporte a la Red?
Por mi formación y mi experiencia, la percepción que tengo de los libros, el aprendizaje y las bibliotecas es muy humanista. Está muy asociado a las ciencias sociales y como dice Martha Nussbaum, una sociedad que no potencializa las ciencias humanas y las ciencias sociales es una sociedad que va perdiendo su alma, su espíritu. Yo creo que desde mi perspectiva y mi formación puedo colaborar en algo a ese tema.

De otro lado, desde el punto de vista del trabajo institucional, casi toda mi vida profesional he sido un gerente cultural, entonces creo que la gestión administrativa y la institucionalidad no solo están en las áreas comerciales, sino que definitivamente el mundo de la cultura necesita gestores y administradores.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here